martes, 23 de noviembre de 2010

El tiempo... siempre el tiempo


He visto que algunas sensaciones se agarran a uno como si estuvieran atadas, sensaciones no siempre agradables que cuando se repiten te dejan como petrificado. No se si hablaré de ellas. Lo cierto es que estos días se han convertido en un sin vivir de estas.

Quizás sea yo que no se quitarmelas de encima, o tal vez, me vienen de nuevo debido al estrés al que estoy sometido estos días y que veo se prolongará todo el mes de diciembre.

De nuevo me ha embargado la tristeza, no soy capaz de terminar los proyectos que tengo en ciernes, no me veo, y eso es malo. Pensar en positivo, ¿cuándo?. No se que hacer para rentabilizar la obra y todo son gastos y más gastos. Necesito material, pero ¿para qué?. Los cuatro primeros meses del año se han convertido más que en un placer, una obsesión, y no se como hacer para pasármelo bien de nuevo.

Las sensaciones, las malas, me dicen que tengo que parar, dejarlo todo tal como está. En cambio la voluntad me dice que tengo que acabar lo que ya esta comenzado, aunque sea despacio. Y los momentos vividos durante la creación de "La piel de Ulises" se repiten. Quizás la semana que viene sea distinto, esperaré trabajando que cambie mi horóscopo.
En la imagen "La mirada de Ulises" edición de 5 ejemplares en 2010.

1 comentario:

Enric Llevat dijo...

Adelante Antonio! no te dejes llevar por el malestar artístico-creativo, todos los sectores de la sociedad estan igual de mal, es aceptar que el ritmo lo marcas tu mismo aunque el entorno no acompanye, de momento.
Saludos!